Cancelación del crédito fiscal


La cancelación es una forma de extinguir la obligación tributaria por autorización expresa de la ley.

El crédito fiscal es susceptible de cancelación por dos motivos.

a) Por incosteabilidad.

b) Por incobrabilidad.

Es incosteable cuando el costo beneficio establecido por la ley para que la autoridad pueda recuperar el crédito resulta desequilibrado, de tal suerte que echar a andar el aparato gubernamental resulta más costoso que la recuperación del adeudo tributario.

Para determinar la incosteabilidad se aplican los siguientes criterios:

Aquéllos cuyo importe sea inferior o igual al equivalente en moneda nacional a 200 unidades de inversión

Aquéllos cuyo importe sea inferior o igual al equivalente en moneda nacional a 20,000 unidades de inversión y cuyo costo de recuperación rebase el 75% del importe del crédito.

Aquéllos cuyo costo de recuperación sea igual o mayor a su importe.

Es incobrable cuando la autorida ha ejercido toda clase de actividades tendientes a recuperar el impuesto y ésto no ha sido posible.

Se consideran insolventes los deudores o los responsables solidarios cuando no tengan bienes embargables para cubrir el crédito o éstos ya se hubieran realizado.

Cuando no se puedan localizar o cuando hubieran fallecido sin dejar bienes que puedan ser objeto del procedimiento administrativo de ejecución.

El fuandamento lo encontramos en el artículo 146-A del Código Fiscal de la Federación.

Sin embargo, llama la atención el último párrafo del artículo 146-A del Código Fiscal de la Federación, al mencionar: “La cancelación de los créditos a que se refiere este artículo no libera de su pago.”

Se considera que el crédito fiscal se extingue si el contribuyente se ubica en los supuestos señalados por ley en incosteabilidad o incobrabilidad, ya que son características objetivas y tienen como propósito especificar de forma clara los casos en los que la autoridad podrá tener por extinguido el crédito fiscal.

Al afirmar que el contribuyente no queda liberado del crédito extinto por cancelación resulta una incosistencia legal sólo explicable bajo las siguientes circunstancias:

Que el contribuyente decida voluntariamente cubrir el crédito fiscal a pesar de que se encuentre exceptuado de su pago; o bien, que la autoridad que desconocía la ubicación del contribuyente, de improviso lo localice y proceda a su cobro.

About these ads

Acerca de romanvillanueva

Especialista en Dercho Fiscal, con Doctorado en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México. Catedrático en materias de Derecho Fiscal para la Facultad de Derecho de la UNAM, el Tec de Monterrey, Campus Santa Fe, la Universidad de las Américas, Puebla, entre otras.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s