Régimen de consolidación fiscal


Consolidación fiscal.

La consolidación fiscal es una opción que tienen las empresas para aumentar su capacidad de generar negocios a través de una estrategia financiera, económica y administrativa, en el que se aprovecha la información y estrategia de negocios para consolidar nuevas empresas, o bien, impulsar a las que ya existen.

Requisitos para constituir el régimen de consolidación fiscal.

1. Ser sociedades residentes en México

2. Que la controladora acredite ser propietaria de más del 50% de la sociedad o sociedades controladas, en una tenencia directa o indirecta. La que tiene mayor participación social absorbe a las que representan menos capital.

3. Que se incorporen al régimen todas las empresas que forman parte de un grupo de socios que tengan capital representado en grupo. Si el valor de los activos totales del grupo, representan más del 3% de una empresa que no se incluyó en la consolidación, la autorización, en caso de que se obtenga, no surte efectos.

4. Deben dictaminarse los estados financieros por contador público autorizado, de todas las empresas que formen parte del grupo. La controladora deberá reflejar los resultados de la consolidación fiscal.

5. Al ser un régimen sujeto a la actividad corporativa de las empresas, recibe tratamiento especial cuando se presenta enajenación o transmisión de acciones con terceros.

6. Aunque presentan sus declaraciones de manera consolidada, no impide que se encuentren obligadas al resto de las obligaciones establecidas para las personas morales.

7. El régimen establece un tratamiento especial para la enajenación de acciones de las empresas del grupo, ya que afecta de forma directa al resultado de la consolidación fiscal, por lo que también debe informarse al SAT de cualquier variación en la tenencia accionaria, sea directa o indirecta, del grupo.

Incorporación al régimen de consolidación.

La consolidación sólo se puede realizar previa autorización del SAT.

Cuando se ejerce la opción hay que permanecer en el régimen por 5 ejercicios de forma obligatoria.

Sólo se puede abandonar el régimen con autorización del SAT.

La autorización es personal y no puede transmitirse a otros contribuyentes a menos que cuente con la autorización del contribuyente.

Declaraciones.

Surte efectos a partir del ejercicio siguiente a aquél en el que se obtiene la autorización.

Si existen nuevas empresas que se consoliden después de otorgada la autorización, deberán presentar sus estados financieros consolidados a partir del ejercicio siguiente al que se incorporen.

Resultado fiscal consolidado

Se deben cumplir con los siguientes requisitos:

1. Contar con autorización del SAT.

La solicitud debe presentarse a más tardar el 15 de agosto del año inmediato anterior a aquél por el que se  pretende llevar a cabo la consolidación fiscal.

2. Determinar la utilidad o pérdida fiscal consolidada.

3. A la utilidad fiscal consolidada se le disminuirán las pérdidas fiscales consolidadas de ejercicios anteriores.

4. Determinar la participación consolidable. Este concepto es la distribución de utilidades o pérdidas en la consolidación de acuerdo con el monto del porcentaje de su participación.

Limitaciones para sociedades controladas.

No pueden incorporarse al régimen de consolidación fiscal las siguientes sociedades:

Personas morales con fines no lucrativos.

Las que componen el sistema financiero.

Las residentes en el extranjero.

Las que se encuentren en liquidación.

Sociedades o asociaciones civiles.

Sociedades cooperativas.

Las que tributen en el régimen simplificado.

Las asociaciones en participación.

Obligaciones de la sociedad controladora.

1. Llevar registros.

a) Cuenta de utilidad fiscal neta consolidada. Utilidades percibidas o pagadas por la controladora o las controladas.

b) Utilidades o pérdidas fiscales generadas por las controladas en cada ejercicio, incluyendo las que deriven de enajenación de acciones.

c) Utilidades o pérdidas fiscales generadas por la controladora en cada ejercicio.

d) Los que permitan determinar la cuenta de utilidad fiscal neta, que hubiera correspondido a la sociedad controladora de no haber consolidado.

d) Las utilidades fiscales netas consolidadas que se integrarán con las utilidades fiscales netas consolidables de cada ejercicio.

2. Presentar la declaración de consolidación dentro de los cuatro meses siguientes al cierre de su ejercicio en la que se determine el resultado fiscal consolidado y el impuesto que corresponda. Deberá presentarse la información que permita determinar su utilidad o pérdida fiscal como si no consolidara.

3. Cuando se modifiquen los resultados fiscales de las sociedades controladas, debe presentarse declaración complementaria de la controladora.

4. En caso de que existan operaciones entre controladoras y controladas, debe verificarse que se realizan a precios de mercado.

Obligaciones de las sociedades controladas

1. Presentar declaración del ejercicio y calcular el impuesto como si no hubiera consolidación.

2. Calcular sus pagos provisionales como si no hubiera consolidación.

3. Llevar una cuenta de utilidad fiscal neta especial de cada sociedad controlada.

4. Llevar un registro de utilidades fiscales netas.

5. En caso de realizar operaciones con empresas del grupo, acreditar que se realizan a precios de mercado.

Conclusión

El régimen de consolidación fiscal es un instrumento de control para el contribuyente y para la autoridad hacendaria, para integrar o incorporar información financiera de las operaciones que lleva a cabo un grupo comerciantes (personas morales) y verificar el correcto cumplimiento de las obligaciones tributarias a su cargo.

Es recomendable adoptar este sistema cuando los grupos empresariales han crecido de tal forma, que resulta indispensable llevar múltiples contabilidades para tener el control de las operaciones, o bien, cuando la información financiera debe ser integrada en un consejo de administración para la toma adecuada de las decisiones del grupo.

En México, la consolidación fiscal sólo se autoriza para el caso de sociedades residentes en México, por lo que se encuentra excluida la posibilidad de realizarla con personas morales residentes en el extranjero, debido principalmente, a que la autoridad fiscal mexicana carece de los instrumentos adecuados de control de las operaciones que se realizan fuera de sus fronteras.

About these ads

Acerca de romanvillanueva

Especialista en Dercho Fiscal, con Doctorado en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México. Catedrático en materias de Derecho Fiscal para la Facultad de Derecho de la UNAM, el Tec de Monterrey, Campus Santa Fe, la Universidad de las Américas, Puebla, entre otras.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s